¡Para la guerra nada! Constancia 8 septiembre 2020.

El país está llegando a un punto donde el sueño de la paz parece desvanecerse por cuenta de la promesa de campaña de Iván Duque de hacer trizas los acuerdos y de todos los medios que su gobierno ha usado para materializarla.

A tres años de la firma del acuerdo de paz, alarma el asesinato sistemático de líderes y lideresas sociales, firmantes de paz y colombianos en general, lastimosamente hoy llegamos a 53 masacres en lo corrido del 2020, más de una masacre por semana ha bañado a la nación en sangre y la indolencia del Gobierno Duque no puede ser más insolente, peyorativa e insultante para los colombianos.

No es menor recordar que retorno de la violencia se dio en este gobierno, el 70% de los asesinatos se han dado en los 2 años de desgobierno de Duque. Sin embargo, no son sólo las masacres lo que aflige al país y a la paz, sino la falta de voluntad política para cumplir los acuerdos de La Habana y es que en estos 3 años no hay ningún resultado para mostrar en la implementación de los mismos.


Según el último informe de la Contraloría, la implementación de los acuerdos en este momento se proyecta para 25 años, cuando lo acordado eran 15 y esto solo es producto de la falacia del Gobierno de “no tener los recursos”, cuando en realidad según el órgano de control, de los recursos disponibles para la paz se han ejecutado solo el 65% el resto permanece quieto en las arcas del Estado.


Finalmente hay recalcar que las necesidades más urgentes de la implementación son en las que menos se ha avanzado, esto es: PDET, Reforma Rural a la que le falta $54 billones, sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, garantías de seguridad y participación política, y qué decir del componente de verdad y reparación, donde la clase política aún en poder se niegan a aceptar y esclarecer su participación en el conflicto armado.


Ante los conocidos y perversos intereses de este Gobierno por sepultar la paz, seguiremos en pie de lucha por su defensa e implementación y llamamos a los colombianos a que se movilicen en el mismo sentido para frenar el derramamiento de sangre y tener un futuro con oportunidades

¡Para la guerra nada!